Duro comienzo de Liga en casa para el Tenerife Iberia Toscal

Arrancó la temporada 2017/18 para el Iberia Toscal y su primer partido ante el Real Betis FS estuvo tan cargado de tensión como de goles, aunque no repartidos equitativamente. Los sevillanos lograron vencer con un contundente 1-7 a un Iberia que, pese a todo, se dejó la piel por disminuir la diferencia en el marcador.

Bastó que saltaran al campo el equipo tinerfeño con una camiseta de apoyo a Nauzet Mora, compañero recientemente lesionado, para que el pabellón se uniera en un aplauso que parecía abrazar al jugador gomero y el cual sirvió para que afición y equipo entraran en calor. Segundos después comenzaba el encuentro, con gestos deportivos de ambos equipos que para nada hacían presagiar lo que estaba por venir. A pesar de tener una doble ocasión en el minuto dos, no fue el equipo local quien inauguró el marcador; en su lugar lo hizo Eric, jugador del Real Betis FS justo cuando acababa de saltar a la cancha.

El Iberia Toscal, lejos de desmoralizarse, decidió atacar duramente buscando el empate, hasta que lo consiguió tan sólo un minuto después gracias a un acertado tiro a puerta de Saúl Marrupe. Empezaba a caldearse el ambiente: un duro choque entre Joseba y Migo obligó a ambos a abandonar la pista y ser sustituidos por Edu Ramos y Bellvert, respectivamente.

Apenas habían transcurrido doce minutos cuando llegó la quita falta para el Iberia Toscal, tendrían que aguantar ocho minutos sin cometer más si querían evitar un doble penalti y, dada la inexistente ayuda arbitral, el asunto se complicaba para los blanquinegros.

Fue entonces cuando Rubén Cornejo supo transformar la debilidad de su contrario en una oportunidad y marcó el segundo gol a favor del Betis. El Iberia Toscal no bajó la guardia. Su portero José Luis Gomis consiguió parar las múltiples ocasiones de los sevillanos y su equipo comenzó a dominar el partido buscando un empate que, tras el gol de Negro a falta de dos minutos para el final del primer tiempo, se les escapaba de las manos.

Los toscaleros volvieron a la cancha con ganas de remontar, casi se podía oír el “sí se puede” que sonaba en las mentes de cada uno de ellos al unísono, pero una vez más sus ilusiones se vieron truncadas gracias a Bermusell, quien hizo de un contragolpe un gol. Con el 1-4 en el marcador, apareció la figura del portero jugador en el Iberia Toscal, pero con él no cesaron los goles, y de nuevo Eric coló el esférico entre los palos defendidos por José Luis.

No se calmaba la afición ni los jugadores, quienes a pesar de sufrir faltas claras no las veían reflejadas en el marcador. Comenzaron los abucheos en la grada y los encontronazos en la cancha, uno de ellos provocó las amarillas de Adrián Castro y Saúl Marrupe. Con la tensión, tanto la defensa como el portero local bajaron la guardia, y Miguel logró encajar el sexto gol en el minuto quince. Cuando ya parecía terminar la lluvia de tantos, un último e inesperado apareció de la mano de Raúl Gómez a falta de dieciocho segundos para el final, dejando como resultado un 1-7 en el marcador y un mal sabor de boca en el equipo tinerfeño, que no empieza la temporada como le hubiera gustado.


Imagen principal: El pabellón Quico Cabrera volvió a ser escenario de otro partido de la LNFS con el estreno esta temporada del Iberia Toscal. © Sara Vílchez
Imagen interior: La actuación de los colegiados Del Olmo Martínez y Bardera Bardolla fue muy protestada por el público local© Sara Vílchez