Última derrota para el Gran Canaria antes del parón

Demasiado castigo en la noche de este martes para el Gran Canaria Fútbol Sala. Los amarillos sufrieron una derrota ante el Osasuna Magna a pesar de haber mostrado mejor intensidad y actitud que en el primer tramo de la temporada. El conjunto navarro, cuarto en la clasificación rentabilizó sus ocasiones y celebró un triunfo que reflejó menos diferencia que la que mostró el marcador del Centro Insular de Deportes.

La primera mitad empezó de manera vertiginosa. Ambos conjuntos se fueron al ataque en busca del gol, pero fueron los navarros obra de Dani Saldise los que abrieron la lata con el 0-1. No menguaron las ganas iniciales en los canarios, buscando el gol durante toda la primera mitad, hasta que faltando 3 minutos Juanillo conseguía el 1-1. Sería el resultado con el que se llegaría al descanso, si no fuera porque en una desafortunada jugada Sergio Parra introdujo el balón en propia portería dando ventaja 1-2 a los navarros al descanso.

Tras la reanudación el ritmo fue similar. El Gran Canaria ponía toda la carne en el asador, consiguiendo el empate 2-2 a los dos minutos de la reanudación. Se volcaron los de Suso Méndez concientes de la necesidad de los tres puntos, pero a pesar de crear múltiples ocasiones los goles no llegaban. Un Osasuna más replegado en busca de contras se mostró letal en ataque. En pocos minutos Rafa Usín, Eric Martel y Dani Salside pusieron un incómodo 2-5 en el electrónico. Este hecho obligó a los amarillos a usar el ataque de cinco, pero tras sendas perdidas de balón Bynho y Araça aumentaban hasta el 2-7. Sergio Parra reducía para el 3-7 cuando ya era muy tarde. Finalmente Rafa Usín con dos tiros desde la línea de doblepenalti dejaban el marcador en un abultado 3-9.

Imagen: El guardameta local intentando parar un tiro de Rafa Usín | Prensa Gran Canaria FS